Aline Prado cumple con los requisitos para ser una auténtica fashionista e influencer paulista. La decoración es una de sus habilidades y pasatiempos, pero la moda es, sin dudas, su mejor know how.

Residencia

Aline Prado Vive en el histórico edificio Louvre, en la avenida São Luiz, esa cuadra con historia en el centro de San Pablo la ven caminar a diario. El edificio Copan, diseñado por Niemeyer, es su vecino de ventana. Madre de 2 hijos, Liam y Mia, está casada con Luiz Campiglia, el chef y dueño de Paribar, uno de los restaurantes más cancheros de la ciudad.

Su trabajo

Sus comienzos fueron como modelo de la etiqueta brasilera AMP, A Mulher do Padre, y luego se encargó de la parte comercial posicionando alto la marca y las colecciones. Hoy su trabajo se divide entre los contenidos de moda para el shopping Morumbí y como productora y estilista freelance del diario Folha de Sao Paulo.

 

Estilo

Me gusta sentirme cómoda y sin trabas en el momento de vestirme. Por eso mi estilo es un poco libre. En general adhiero al lema “menos es más” aunque tenga puesto algo que llame la atención en exceso.  Aline Prado se declara gran consumidora de etiquetas brasileras como B. Luxo, AMP y el diseñador Alexander Herchcovith. Y si hablamos de firmas internacionales Prada es una de mis favoritas, pero tengo un romance especial con Chanel.

El pelo

Es su principal carta de presentación, casi su fetiche. Como un camaleón, siempre cambia cortes y colores, y desde octubre del año pasado disfruta su rubio corte à la garçon.

¿Qué productos de belleza no te faltan nunca?

Hay 2 que no me despego: el agua termal para la cara y el perfume Santal de Le Labo.

¿Cómo te definís?

Soy una creadora de imágenes, tanto propias como ajenas, tanto de moda como de decoración.

 


Fotos: Paulo Troya Instagram ||  Agradecimientos: B.Luxo – AMPamulherdopadre – Tigresse – Alexandre Herchcovitch – Prada 

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Últimas notas >>